Arxiu de la categoria: IU – Opinió

¿Ser o no ser? ¿Debate fraternal o bronca cainita?

Esta entrega raticida va en castellano, como estáis leyendo. Que nadie piense que así me sumo a la babosa y pútrida campaña neo facha en defensa –manifiesto- a esta lengua que dicen “perseguida y maltratada por los dialectos periféricos”. Sencillamente soy bilingüe, seguramente prensil i viperino, y estoy intentando extender mi elucubración ratonil al mayor territorio de comprensión estatal, en vísperas de la magna celebratio asamblearia de I.U. que se nos viene encima.

El roedor circulante hoy, afirma desde la solemnidad del eructo postprandial: ¡Como sois l@s de izquierdas! Siempre igual,… solo sabéis pelearos entre vosotros y así perdéis toda posibilidad de éxito. Mirad las derechas, varias, como saben cerrar filas y unirse – al menos cara a la galería – cuando se acercan elecciones o cuando hay que nombrar quien manda. ¡Hay que joderse!! Esta manida lección nos cae y nos machaca de manera tan gratuita y tan vulgar como inapelable. Es que es así de cierto.

A este lado nuestro, izquierdo – (sinistro y marxista por deslindarlo de lo progre-psoe-reformista- izquierdoso ma non tropo) de la trinchera, las batallas asamblearias se trabajan concienzudamente para asegurar resultados traumáticos, incisiones profundas que ahonden antiguas heridas mal cicatrizadas, derrotas cruentas y victorias de parte, tesis- antítesis- síntesis, para acabar SIN tesis, pero con equipos humanos conjurados en la necesaria “reconducción” y salvación del proceso histórico…hasta el mes, o la bronca, que viene.
Por el contrario, los últimos episodios congresuales de populares y convergentes no hacen sino ratificar la sentencia. Pueden escenificar una cierta dosis de pelea intestina, más o más gritona y personalista, un poco de folclore al estilo dualista pseudo-democrático de sus idolatrados USA, pero finalmente el guión está escrito y el mensaje pregrabado en piedra: propuesta aclamada en la estricta ortodoxia neoliberal-conservadora-populista, disciplina castrense de equipo, liderazgo ultra- supra humano, y en definitiva, unidad de “destino en lo universal” como decía aquel teórico suyo Primo-de- no- sé- quien, del que ahora hablan poco pero siguen mucho.

Creo sinceramente que las diferencias se explican a partir de la gran distancia entre los valores confrontados de izquierdas y derechas. De hecho en la derecha tan solo existe un valor singular y supremo que todo lo justifica y todo la impregna: dinero / poder. Para las izquierdas, en cambio, la diversidad de aspiraciones reivindicativas y de sustancias ideológicas representa una natural batalla dialéctica de prioridades y de fidelidades, de sinergias y responsabilidades, que a menudo acaba en trifulca familiar. Que como todos sabemos pueden ser las más virulentas y despiadadas que se conocen… Y aún así no debemos ocultar –autocrítica- que también entre nuestras filas se produce y ha producido más de una contaminación de intereses particulares de poder y que esa es intoxicación nos resulta especialmente mezquina, costosa y dolorosa.

Así las cosas, es normal preguntarse: ¿Ser o no ser ?… He ahí el dilema. ¿Qué es mejor para el alma, sufrir insultos de Fortuna, golpes, dardos, o levantarse en armas contra el océano del mal, y oponerse a él y que así cesen? Morir, dormir… participar, hablar, callar, aplaudir, mirar la tele, hacer taichí, calentarse, enfriarse,… No sabría yo que prescribir a cada quien. Solo sé que me sigue incordiando el creciente prestigio agorero de la rata en cursiva y que como es seguro que no la liquidaremos es “pasando”. Estamos tod@s ante una tarea, hoy tan imprescindible como difícil de roer.

Toni Barbarà