Diagnóstico de la Sanidad pública en La Lamentable

Mani Marea BlRecomendaciones para la autodefensa ante la crisis sanitaria pública en Cataluña

Toni Barbará Molina
Médico  / Dempeus per la Salut Pública / Miembro de Marea Blanca de Catalunya

Vivimos días con profusión de noticias alrededor de la Sanidad y la salud. Un simple listado de temas nos llevará a concluir que la efervescencia de acciones está en pleno brote primaveral en el hiperactivo departamento que pilota el conseller Antoni Comín. En una posición de conflicto social y de alarmante calamidad humana este seductor filósofo pasa directamente de la disculpa a la ofensa. Mientras la ciudadanía insiste tozuda en ponerle un problema a cada solución, el  prestidigitador nos propone un presente de contención y resignación, “d’anar tirant” en aras a un futuro esplendoroso, rico y pleno. ¿Repasamos el temario?

Listas de espera.  Inaceptables por inhumanas. Masivas y estructurales. Ante un panorama de más de medio millón de ciudadan@s esperando y desesperando. El conseller anuncia casi mil millones de euros para listas de espera en hospitales…en unos cinco años…hasta reducir un 50% las listas de espera… en un lustro, y sin precisar en qué régimen de gobierno  solo sufriremos la mitad de nuestros desesperos. Con planes de choque que permiten colocar en el mercado paquetes de intervenciones o servicios, a precio de lote, y con la justificación de la “urgencia”.

Atención Primaria.  En precariedad patente y al límite. Con un recorte récord del 20 % de su presupuesto. Hoy por hoy, le destinan unos dineros para paliar el tema: “Salud reparte 12,5 millones entre 155 ambulatorios de zonas vulnerables. El departamento destinará otra partida de 10,9 millones a cubrir substituciones en atención primaria de ICS”.

El Consejo de Estudiantes de Medicina (CEMCAT) ha mostrado su respaldo a los profesionales de Atención Primaria “en la lucha contra los recortes para preservar la sanidad pública”. El movimiento exige que se reviertan los recortes de la Generalitat

Pero la revuelta acaba de estallar, al fin, también desde sus trabajadores y profesionales diversos: A partir de la llamada del CAP de Viladecans, se está constituyendo una nueva plataforma, Rebelión Primaria, ya con más de 50 centros y que exige y pone plazo para la reversión de la situación.

Legislación. En fase de elaboración: Legislación a Debate en el Parlamento: “Anteproyecto de fórmulas de gestión de la asistencia sanitaria con cargo a fondos públicos a través del Servei Català de la Salut

Compra Hospital General de Catalunya. Un culebrón de mentidos y desmentidos reiterativos. Una interpretación distinta para, y desde, cada parte: Quirón/Salud/Fresenius, población afectada, trabajador@s del centro, Departamento de Salud/SISCAT.  La compra compensatoria con el trile de la NO construcción de otros dos centros comprometidos (Rubí, St Cugat). Publicado en los medios de comunicación: “La Generalitat i Quirón-salud, entidad propietaria del Hospital General de Catalunya (HGC), confirmaron ayer que están negociando la venta del centro hospitalario de Sant Cugat del Vallès. El anuncio fue recibido con cautela por parte de los sindicatos, que se quejaron a ambas partes por no estar al caso de les negociaciones y no haber participado en ellas, al menos de momento”.

Del no estar en venta, al estar negociando, y a no importar el precio.  Otra vez más, y van muchas, apasionados constructores/compradores de edificios obviando la verdadera substancia determinante de contenido de la cuestión: la fuerza del trabajo, sus condiciones, valores, organización e instrumental.

Reformulación del macronegocio de la tecnología y la innovación, del big data sanitario que pudo haber sido  Visc+ y que luchando logramos que no fuera, y no es. Aquel brutal proyecto del inefable Boi Ruiz para la venta de datos sanitarios procedentes de nuestras historias clínicas. Ahora serpentea en otra versión notablemente elaborada y con menos aristas, llamada PADRIS. Ola participación en el Salón HEALTHIO International. Salut i Innovació , el 4 de mayo, en un taller de título tan sugestivo como Jornada de Compra Pública d’Innovació (HEALTHIO International) Workshop in Public Procurement of Innovation.  Moderno pero explícito. Y siempre vía AQUAS, la empresa joya creada y mimada por el Departament dedicada a la ciencia aplicada.

La invitación a ese salón plantea con claridad sus objetivos: La compra pública de innovación está adquiriendo cada vez más importancia en el mercado de la contratación pública para contribuir a la estrategia de innovación Europa 2020 para a un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. En el sector salud la contratación pública de productos y servicios innovadores es capital para mejorar la calidad y la eficiencia de los servicios públicos, y para maximizar las inversiones presupuestarias.

Y podríamos seguir con otros ítems. Como la ley de universalización de la asistencia, o el debate en Cataluña (y en el Estado) sobre como morir: dignamente” –DMD – eutanasia,  o en “distanasia”, con encarnizamiento, dolor y agonía. O la lucha incansable de plataformas como Que No Pase +  de víctimas afectad@s por accidentes sanitarios…

Apagar fuegos. Desde los primeros chispazos, con extintores rápidos de pequeña enjundia económica, de tratamiento sintomático y mediático, y a la par con la instauración de una enésima comisión de expertos, o un plan a estudio para futuros. Jugar con la mano derecha en el Cercle d’ Economía (ahora con sucursal sectorial de Salud), ESADEs, y otras madrazas neoliberales auto postuladas como escuelas de negocio, y a la vez lucir mano izquierda en las relaciones sociales –cívicas, echando mano de un discurso claramente inspirado -copiado incluso-, de las tablas de reivindicaciones y las concepciones propias de los movimientos sociales, o  de estudios de rigor académico – amigo, y de las plataformas vecinales, en defensa de la salud y la sanidad públicas.

Ganar tiempo con la menor pérdida de plumas posible. Demasiado recientes en la reciente historia recuerdos aciagos del precio electoral que se paga después de una etapa de recortes sangrantes. Se trata de no repetir aquella debacle que marcó el inicio del ocaso del otrora mesiánico Artur Mas, fustigado por campañas sociales como “Prou Retallades” que venían a recordar a la gran mayoría de la población la peripecia diaria de su misma  supervivencia detrás de las políticas de austeridad austericida.

Pero hay más. Se trata, al mismo tiempo, de blindar legislación, estructuras y normativas que permitan un futuro a corto y medio plazo sin sobresaltos y con los mínimos riesgos previsiblesGarantizar larga vida para el llamado sistema de salud mixto, a la catalana, el de colaboración (parasitación) público-privada, de la mercantilización de la salud y del funcionamiento con lógica empresarial y de la preminencia del valor mercado en el denominado sector negocio de la sanidad.

Forges salud

Incluso para una mayor protección en el tránsito, visto lo incierto que se avecina, se permite el conseller una nueva jugada que reconozco atrevida y altamente perversa: Nuevas formulaciones en lo legislativo que re-unifiquen criterios, aúnen casuística y método, homogeneicen reglamentos. Todo ello  con el objetivo explícito de regular por arriba la opaca desregulación de unas determinadas fórmulas  de gestión que permitan la compra-venta, la externalización, el mercadeo en pro de una supuesta eficiencia.

Para ello es inevitable recrudecer la batalla del lenguaje.  Otra vez más los artistas mercenarios de la semántica re-inventan neologismos y eufemismos y así entramos de lleno en un debate que resulta ya urgente y crucial. Una confrontación socio-política – que planificarán también sin prisas – para identificar a que se refieren exactamente con términos como “sin afán de lucro”  o “empresas de economía social”, “gestión-eficiencia empresarial”, “ provisión y/o compra de servicios”, “sostenibilidad del sistema”,  “complementariedad y/o alianzas estratégicas”, o la manida y traída “competitividad”. Auténticos mantras postmodernos que permitan vehiculizar las más ajadas expresiones de mercantilización, privatización, concierto, encargo, externalización,… tan obsoletas como añoradas por importantes actores o sectores del negocio “a costa” de la salud. Reformular y preparar el terreno de un mercado que ha clavado sus mandíbulas en la sanidad pública y no piensa aflojar ni liberar a sus presas.

La estrategia es muy evidente:

– Para cada problema inmediato, un Plan a tres o más años.

– Para cada debate una iniciativa publicitada vía declaración, titular, y twit

– Para cada escenario un discurso distinto: para la patronal, los sindicatos, las entidades corporativas colegiales, e inclusive la ciudadanía empoderada e insurgente (Marea Blanca).

– Para cada apuro insostenible con imágenes descarnadas, un puñado de euros, de millones repescados de un cajón de la economía del jefe Junqueras, de algunos medios paliativos para demostrar sensibilidad e interés.

– Para cada reivindicación en las luchas, buscar una pausa pactada para la  de “impacto económico”, que arrojará conclusiones sistemáticamente negativas.  “Hay voluntad pero no hay dinero”.  Afirma que el estado central nos oprime y nos ahoga, también económicamente, lo cual para nuestra desgracia, resulta además difícilmente objetable.

En el escenario interno catalán las partidas presupuestarias están fijadas y re-partidas y por lo visto no cabe ni entrar en el debate de fondo que supondría re-discutir los criterios y las prioridades de proyecto, de las políticas y del carácter del gobierno.

La gran panacea. ¿La solución a todos nuestros problemas y penalidades? La independencia redentora. Entonces ya no nos robarán más desde Madrid. Ya solo seguirán expoliándonos desde el “interior”, los nuestros, los de casa, los de siempre. Y en todo caso la Unión Europa, el FMI, la Troika desde un “exterior” políticamente correcto. Con la independencilina nos ubicaremos en el paraíso y la abundancia.  Gobernados, eso sí,  por los mismos personajes, familias y criterios que ahora nos des-gobiernan en la pobreza.

¿Se podría hacer algo para paliar la situación actual? Sí:

-Menos planes y más compromiso, financiación, participación.

– Más trabajadores/as, doctoras y enfermeros, trabajadoras sociales, auxiliares, celadores, psicólogos, salubristas, investigadores/as, …

Más inversión pública y no solo gasto, para sostener con garantías y suficiencia unos servicios públicos, salud y sanidad,  educación y atenciones sociales incluidas, de carácter universal, equitativo, integral, de calidad y público. No hay mejor plan, ni mejor criterio, ni mejor política.   

Salut !!

Toni Barbarà Molina

—–

http://lamentable.org/recomendaciones-para-autodefensa-ante-crisis-sanitaria-publica-cataluna/#more-35136

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s